ECONOMÍA POPULAR Y SOLIDARIA

Creemos en una sociedad de trabajadores propietarios, un sistema económico que piense en el ser humano y no en el capital. La economía popular y solidaria (EPS) es la mejor forma de avanzar hacia esa sociedad de justicia y equidad. Promovemos por ello el fomento a la EPS, particularmente de las diversas formas de asociativismo, para la producción de bienes y servicios en el campo y en las ciudades; así como el fortalecimiento de sus organizaciones y de su capacidad de incidencia política.
  1. Managing Director
  2. Managing Director
  3. Managing Director
  4. Managing Director
  5. Managing Director
  6. Managing Director
  7. Managing Director
  8. Managing Director

ECONOMÍA POPULAR Y SOLIDARIA

1.   Consideraciones  sobre le economía popular y solidaria
2.   Estrategia de trabajo en EPS
3.   Avances y experiencias
4.   Desafíos actuales
.
Nuestra Constitución en su artículo 283 establece “el sistema económico es social y solidario, reconoce al ser humano como sujeto y fin; propende a una relación dinámica y equilibrada entre sociedad, Estado y mercado, en armonía con la naturaleza…” dice además: “El sistema económico se integrará por las formas de organización económica pública, privada, mixta, popular y solidaria y las demás que la Constitución determine. La economía popular y solidaria se regulará de acuerdo con la ley e incluirá a los sectores cooperativistas, asociativos y comunitarios”.
De esta manera por primera vez se reconoce la existencia de la economía popular y solidaria, su especificidad como una forma de economía diferente a la privada capitalista que piensa exclusivamente en el lucro individual. La Constitución conjuga lo popular y solidario no los separa, no dice la economía popular por un lado y la economía solidaria por otro, prescribe así el reconocimiento y por tanto la necesidad del fomento a quienes hacen economía de manera colectiva, compartiendo los riesgos, privilegiando el bien común, forjando una sociedad de trabajadores que son a la vez propietarios.
Bajo esta definición, la Ley Orgánica de EPS se propuso como objeto: “Reconocer, fomentar, fortalecer y dar trato preferente a quienes conforman la  Economía Popular y Solidaria y el Sector Financiero Popular y Solidario en su ejercicio y relación con los demás sectores de la economía y con el Estado de acuerdo con lo previsto en esta Ley”
Queda claro que por mandato Constitucional y legal debe haber un trato PREFERENTE, debe existir un fomento diferenciado por lo que representa la EPS; no se la puede tratar como pequeñas o medianas empresas, no es por el tamaño sino por su carácter y principios que se diferencia de las otras formas de economía, sobre todo de la privada capitalista que solo busca el lucro individual; a la economía privada el Estado debe controlar, regular, cobrar justos impuestos; a la EPS debe fomentarla y fortalecerla porque esta redistribuye la riqueza desde  su propio acto productivo, reparte entre todos los socios y socias las utilidades o las pérdidas, de eso se trata la solidaridad.
En este marco, se han dado pasos relevantes en los últimos años hacia el fomento de la EPS. Un campo principal en este sentido ha sido el de la compra pública. En 2013 se compraron 57 millones USD en bienes y servicios provenientes de la EPS, en 2014 se llegó a 84 millones y en 2015 a 149 millones USD (SERCOP). La mayor parte de estas compras ha sido a confecciones de uniformes, mobiliario de establecimientos públicos, servicios de catering a centros infantiles y otros establecimientos públicos, limpieza de edificios, principalmente.
Para Terranueva es fundamental la adecuada comprensión  del carácter de esta forma de economía pues no se trata de una economía de pobres para pobres, se trata de una visión del mundo, de un proyecto de vida diferente al del rentismo individualista que caracteriza a las economías privadas; por eso creemos indispensable diferenciar a esta economía de las microempresas o de la sola economía popular que no necesariamente responde al principio de solidaridad que requiere del trabajo colectivo, asociativo, cooperativo.
1.   Consideraciones  sobre le economía popular y solidaria
2.   Estrategia de trabajo en EPS
.
Nuestra fundación orienta su trabajo hacia el fortalecimiento de las capacidades de los actores de la EPS, sea en términos técnicos, administrativos, de mercadeo, que de los aspectos socio-organizativos. El énfasis del soporte que ha brindado Terranueva en este tema ha tenido que ver con la promoción del debate y la reflexión colectiva sobre la importancia de fortalecer la representación autónoma de los actores de la EPS para que puedan tener mayor capacidad de incidencia en el ciclo de la política pública que les afecta.
Tomando en cuenta los mandatos constitucionales y legales que obligan a que el Estado fomente a la EPS, Terranueva considera fundamental que las asociaciones, cooperativas y comunidades ejerzan sus derechos mediante una adecuada exigibilidad a los gobiernos de turno, sea a nivel nacional que local.  Las compras públicas son una herramienta principal para el fomento de la EPS en tanto se ejecute la reserva de mercado en favor de esa economía; cosa que se cumple solo parcialmente.

Pero el soporte a los actores de la EPS no se dirige únicamente al aprovechamiento de los mercados públicos, sino también a la disputa de los mercados privados. Para ello se necesita aumentar los volúmenes de producción, etiquetados, calidades, Sobre todo se necesita la construcción de circuitos y encadenamientos de EPS en los territorios, de tal modo que se pueda vincular por ejemplo la producción campesina con las asociaciones que prestan servicios de alimentación (catering) a establecimientos públicos y/o privados.
3.   Avances y experiencias
.
Terranueva ha desplegado múltiples iniciativas en el eje de soberanía alimentaria que han comprendido diversas acciones en acuerdo con organizaciones campesinas; muchas de esas experiencias han tenido también un enfoque de economía popular y solidaria, pues se han fomentado emprendimientos asociativos desde las organizaciones del campo, buscando incorporar valor agregado a sus productos.
Destacan los proyectos realizados con la Unión de Organizaciones Campesinas de Quevedo, que han tenido como énfasis contribuir a la soberanía alimentaria promoviendo fincas familiares diversificadas y sustentables, pero que también ha comprendido el establecimiento de emprendimientos asociativos para el procesamiento de algunos productos.
​Otra experiencia interesante ha sido la de las redes de economía social y solidaria de Tulcán y Montúfar que permitieron articular diversas voluntades institucionales y sociales en perspectiva de fortalecer la presencia de los emprendimientos económicos solidarios en el territorio. Esas experiencias han tenido componentes productivos, técnicos y también socio organizativos.
De otro lado, desde fines de 2015, Terranueva ha puesto énfasis en el soporte a la construcción de redes de EPS en diversas zonas del país, hacia la configuración de una red nacional de la EPS. Como parte de ese esfuerzo se han realizado talleres y eventos de diálogo entre diversos actores de la EPS del país. Se espera en 2016 lograr la constitución de la red nacional de EPS que permita una mayor representación de esta forma de economía y el mejoramiento de las políticas públicas que les afectan.
En el caso específico de Quito, se ha colaborado con diversas asociaciones de EPS para exigir al municipio del distrito metropolitano que cumpla con lo que estipula la ordenanza en favor de la economía popular y solidaria que establece la reserva del 5% del mercado de compras municipales en favor de la EPS.
4.   Desafíos actuales
​​
.
A nivel del despliegue de la EPS en los territorios, debería promoverse el encadenamiento entre la producción campesina y de las agriculturas familiares mediante la constitución de centros de acopio de intermediaciones solidarias para llegar a las asociaciones de catering y al instituto de Provisión de Alimentos (penosamente extinto), buscando que se evite que esas compras se hagan a las grandes cadenas que ya controlan buena parte del mercado alimentario del país.
Del lado de las asociaciones y cooperativas de producción y servicios de la EPS hace falta mejorar, lograr mayor calidad en algunos productos y servicios, aumentar los volúmenes, capacitar más a sus integrantes en aspectos administrativos, técnicos de mercadeo. Hace falta también mejorar sus niveles de representación y de negociación para evitar que las políticas públicas giren en dirección contraria a lo que señalan la Constitución y la ley.
​La conformación de una red nacional de la EPS debería ser una prioridad, se busca la incidencia en las políticas públicas desde la sociedad organizada con autonomía de las entidades públicas. Algunos de las principales demandas al Estado son:

  • · Dar prioridad a la EPS y mejorar los precios de sus productos y servicios en los catálogos inclusivos
  • · Fortalecer la institucionalidad pública, en todos los niveles de gobierno, para garantizar la reserva de mercado para la EPS
  • · No favorecer a las grandes cadenas en los contratos para alimentación escolar
  • · Fomentar la soberanía alimentaria fortaleciendo las agriculturas campesinas y la agroecología
  • · Facilitar crédito desde BanEcuador con la única garantía del contrato vigente con el Estado
  •   Reducir trámites engorrosos, sobre todo en los registros sanitarios, en el SRI, en SERCOP y en el IESS
  • · Reconocer el carácter solidario de las relaciones de trabajo de la EPS y no confundirlas con relaciones de dependencia.